Información de contacto

Chile

El Gobierno de Orban, el 2017, culpó al millonario estadounidense de seguir un plan para introducir en Europa a millones de migrantes y hacer desaparecer «la identidad nacional y cristiana».

El Gobierno de Hungría utilizó un libro de un teórico de la conspiración y ufólogo alemán para luchar contra el multimillonario liberal estadounidense George Soros.

El partido del Gobierno, Fidesz, del jefe del Gobierno Viktor Orban, repartó 5.000 ejemplares del libro «George Soros», de Andreas von Retyi, entre los miembros del Parlamento y activistas de todo el país.

El Gobierno de Orban culpó al millonario estadounidense de seguir un plan para introducir en Europa a millones de migrantes y hacer desaparecer «la identidad nacional y cristiana» de los europeos. Además lo acusa de manipular a la Unión Europea con este fin, pero Soros lo niega. Asimismo, al Gobierno se molesta que Soros apoye a organizaciones civiles que critican en ocasiones al Ejecutivo.

Una editorial cercana al Gobierno se encargó de la traducción del libro del escritor alemán al húngaro. «Es una obra minuciosa y exacta», dijo el portavoz de Fidesz, Janos Halasz, la noche del domingo a la cadena RTL Klub. «No conozco los demás trabajos de Retyi», añadió.

El escritor nacido en Múnich en 1963 se distingue por su trabajo sobre teorías de la conspiración. Entre otras cosas, ha escrito sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001, las presuntas maquinaciones de las sectas secretas y la amenaza de los extraterrestres.

El Gobierno de Orban lleva a cabo desde hace meses una campaña de propaganda contra el millonario estadounidenses de origen húngaro. Pese a que el multimillonario vive en Estados Unidos desde hace décadas, el primer ministro parece considerar a Soros, que hizo su riqueza gracias a la especulación, su verdadero opositor. El populista Orbán ha puesto en la diana al magnate y a sus proyectos en Hungría. Primero aprobó una ley que busca adelgazar la influencia de las ONG financiadas con capital extranjero, muchas de ellas y muy relevantes alimentadas con fondos de Soros. Después, ha tratado de forzar el cierre de la Central European University de Budapest, una prestigiosa institución educativa liberal que bebe también del capital del filántropo.

Ahora, en un capítulo más en la escalada, el primer ministro húngaro ha movilizado a las agencias de inteligencia para destapar al magnate. “La red Soros, que lucha por influir en la vida europea, debe quedar expuesta”, ha recalcado el mandatario, que se ha ganado varios toques de atención de la Comisión Europea por su deriva autoritaria.

Una última andanada que no ha quedado sin respuesta del filántropo, quien ha acusado al Gobierno húngaro de “Estado mafioso”. Soros, que ha denunciado que la campaña contra él desprende un “inconfundible tufillo antisemita”, afirma que Orbán busca señalarle como enemigo exterior para distraer a la ciudadanía de cara a las elecciones del próximo marzo, en las que el ultraconservador aspira a un tercer mandato consecutivo.

El millonario lleva un par de años siendo una parte nuclear del discurso político de Orbán. El carismático político se crece en la confrontación y suele buscarse un enemigo. Primero fue la oposición húngara. Después el FMI. Más tarde la burocracia de Bruselas y la política migratoria común, que enciende los ánimos nacionalistas del país, que ha blindado sus fronteras y se ha convertido en el estandarte contra el plan de cuotas de la UE.

Ahora ese contrincante es George Soros. «Es un enemigo cómodo, y no sólo lo es para Orbán, cada vez más países del Este le han lanzado ataques. Empezó Putin en Rusia pero han seguido en Macedonia, Serbia, Eslovaquia, Bulgaria e incluso en Rumania. Sostienen que la influencia de Soros puede socavar su poder político», apunta la analista Alina Raileanu. «No hay que olvidar que hizo el grueso de su riqueza con la especulación monetaria, así que el primer ministro húngaro, como el resto, explota el discurso sobre una conspiración de las élites financieras», resalta.

Otras medidas del gobierno húngaro

El Gobierno ha dado un paso más allá y convocó una consulta pública contra el que llama Plan Soros. Invitó a los ciudadanos a participar y pronunciarse contra Soros. La recogida de respuestas terminó en diciembre. El Gobierno afirma que participaron más de dos millones de húngaros (el país tiene más de nueve millones de habitantes). Sin embargo, todavía no ha hecho público el resultado. Tampoco ha aclarado qué hará con él.

«Powerful people have told the Hungarian people lie after lie about George Soros. Here’s the actual truth: https://t.co/Dxy4irAopE pic.twitter.com/qkUTLJT5HD— Open Society (@OpenSociety) 30 de noviembre de 2017«

En el cuartel general de la Open Society Foundations en Budapest, Goran Buldioski, director de esta institución para Europa, critica las maniobras de Orbán para demoler cualquier organización que se oponga a su narrativa. “Está atacando a alguien que no es un enemigo del Estado, que no está haciendo campaña política, que no está en la oposición”, se indigna Buldioski en su despacho, una habitación sencilla a la que no le falta una pequeña canasta de baloncesto. Buldioski, alto y con gafas de pasta, lamenta que la “persecución” del Gobierno está causando daños graves en el sector del activismo y en las organizaciones de derechos civiles de Hungría.

La fundación de Soros dedicó en 2016 unos 3,6 millones a proyectos y a apoyar ONG. «Ahora, cualquier entidad independiente contraria al ideario de Orbán es objetivo de sus ataques. Nos están estigmatizando y pintando como traidores a la nación. Estamos en un Estado autoritario, un Estado autoritario dentro de la UE», lamenta.

Fuentes:

https://www.elboletin.com/noticia/156400/internacional/el-gobierno-hungaro-lucha-contra-george-soros-con-el-libro-de-un-ufologo-aleman.html

https://elpais.com/internacional/2018/01/05/actualidad/1515157425_247348.html

Share:

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *